My story
Pues yo la verdad es que trabajé muchos años en Seat y también me pillaron los años del franquismo. Es cierto que uno no se podía quejar, pero también es verdad que Seat ofrecía ventajas en el contrato como ayudas escolares que pocas empresas ofrecían. Está muy bien todo lo de la protesta por los derechos, pero en muchas ocasiones la gente debería mirar más si tiene un buen puesto de trabajo y apretar el ritmo si la empresa lo pide.
/