My story
Es cierto que la SEAT fue la empresa-emblema de la lucha sindical durante el franquismo, pero no deberíamos olvidar que en cierta forma era una plantilla de trabajadores con más privilegios que el resto de empresas y fábricas más pequeñas.

En mi empresa las condiciones de trabajo eran mucho peor y no teníamos ese poder frente a la dirección de la misma.
/